top of page

La Industria de Productos Animales: Su Impacto en el Planeta y la Salud Humana

La industria de producción de carne de res, pollo y cerdo, así como de lácteos y huevos, desempeña un papel significativo en nuestra sociedad y economía. Sin embargo, esta industria también tiene un impacto ambiental sustancial y plantea preocupaciones sobre la salud humana y ambiental.


Desde una perspectiva ambiental, su producción requiere un gasto considerable de recursos naturales. La cría de animales para carne, lácteos y huevo consume grandes cantidades de agua y alimentos, lo que contribuye a la escasez de agua y la deforestación. Además, la emisión de gases de efecto invernadero, como el metano, proveniente de la digestión de los animales (particularmente de los bovinos) y la gestión de desechos, contribuye al cambio climático.


En cuanto a la salud humana, el porcentaje de trabajadores en los rastros que sufren síntomas similares al trastorno de estrés postraumático (PTSD en inglés) es alto. Del lado del consumidor el consumo excesivo de carne, especialmente carnes procesadas y rojas, se ha relacionado con enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer. La alta ingesta de grasas saturadas y colesterol presentes en estas carnes puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.


Además, la relación entre la industria de carnes y pandemias como la COVID-19 ha sido objeto de atención. Los entornos de cría intensiva pueden ser caldo de cultivo para enfermedades zoonóticas, que se transmiten de animales a humanos. El contacto cercano entre humanos y animales en estas instalaciones crea condiciones propicias para la propagación de patógenos, lo que subraya la importancia de la seguridad y la sostenibilidad en la producción de alimentos.


Para abordar estos desafíos, la industria de carnes está experimentando cambios. La carne cultivada en laboratorio, conocida como carne celular, está emergiendo como una alternativa más sostenible y ética. Requiere menos tierra, y agua, emite menos gases de efecto invernadero en comparación con la producción convencional de carne y no provoca perdidas de vidas animales. Una dieta basada en plantas es considerada una de las acciones que pueden tener más impacto en nuestra huella de carbono de manera individual.


En conclusión, la industria de productos animales tiene un impacto significativo en el medio ambiente, la salud humana y la propagación de enfermedades. A medida que la conciencia sobre estos problemas aumenta, se espera que las personas busquen alternativas más sostenibles en su consumo alimenticio.


Aprende más sobre energía y sostenibilidad en Eneryou con nuestros cursos especializados: www.elearning.eneryou.org


***


Este artículo ha sido creado por Eneryou con el apoyo de inteligencia artificial: Chat GPT. La misión de Eneryou es descarbonizar desde la educación, labor que puede ser exponenciada por la tecnología, como lo es la inteligencia artificial.


4 visualizaciones0 comentarios
bottom of page